Terapia de pareja

Conflict in family 4La Terapia de Pareja es adecuada en todos aquellos casos donde, bien por deterioro progresivo de la relación, o bien por celos o por infidelidad, la pareja se siente incapaz de resolver sus problemas pero mantienen el deseo de reconducir su situación. En este sentido, se trata de ponerse en manos de un profesional especializado en buscar en encontrar la causas y la evolución de los problemas de la pareja, identificando los patrones disfuncionales y destructivos que mantienen la conflictividad conyugal y proponiendo pautas de negociación para superar la crisis del momento actual.

Es habitual que una pareja con conflictos conyugales considere que sus problemas no son tan graves como para visitar un profesional, a menudo porque es difícil aceptar la incapacidad de solucionarlos de forma interna. Lo más adecuado pero, es intentar afrontarlos y dejarse aconsejar por un experto, evitando un empeoramiento hasta límites como la pérdida de respeto y la estima, la afectación en la relación con los hijos, o bien hasta la ocurrencia de una infidelidad o finalmente la determinación de una separación conyugal. De hecho, lo más recomendable es iniciar un proceso de terapia de pareja en los primeros estadíos de los problemas de relación, cuando aún no hay apenas deterioro y ambos miembros conservan suficiente motivación y priorización en todo aquello implícito en la esfera conyugal.

Es importante tener presente que el terapeuta de pareja no es ni un juez ni tiene la verdad absoluta sobre los múltiples aspectos de la relación conyugal que se esté trabajando. Como experto imparcial, respeta los principios y valores de cada persona y no puede decidir si una relación se tiene que acabar o tiene que continuar, ya que eso solo lo puede decidir la propia pareja. Su función terapéutica consistirá en revisar aquellos aspectos que considere que dificultan un acercamiento entre la pareja y ayudar en la toma de decisiones.

También es importante resaltar que los conflictos de pareja son relacionales, por lo tanto nunca hay un solo responsable de los problemas existentes. A pesar de eso, es frecuente que los miembros de la pareja se sientan culpables de la situación a la que han llegado, pero en realidad se trata de patrones relacionales inadecuados que los dos han instaurado y mantenido.

Finalmente hay que descartar que en ocasiones la pareja ya ha decidido iniciar una separación conyugal. En este caso una terapia de pareja siempre ayuda a aumentar los acuerdos y evitar hostilidades innecesarias. Se abordan temas como la comunicación de la separación a los hijos, la custodia de los menores, el tema de la vivienda, la repartición de los bienes, las relaciones familiares y de amistad, así como la gestión de la inevitable alteración emocional post-separación, etc.

Si desea evaluar su caso, visite nuestro Servicio de Evaluación y orientación, Psicoterapia de adultos y Sexología o realice el Test de comunicación conyugal y Test del maltrato o telefonee al 93 7888939

Si tiene problemas de tiempo, mobilidad o bien lo prefiere, utilice nuestros Servicios online